#Orar

imagen: MS, @caminopasadena

No es fácil orar. Los apóstoles sabían eso. Por eso, en vez de una lección de predicar, preguntaron, “Señor, enséñanos a orar.” Jesús respondió, Cuando oren, digan: “Padre nuestro.” La oración es la relación. Cuando decimos, “Oremos,” nos abrimos a una relación más profunda e íntima con Dios. También abrimos nuestros corazones a la humanidad para que podamos peticionar para el mundo.